Filipinas, una joya natural y un destino emergente

nomadiantravel_20191014_164443-2

Filipinas cuenta con más de 7.100 islas en medio del Pacífico.

A diferencia de otros destinos de Asia, Filipinas todavía no recibe a demasiados turistas, de manera que es un destino que de momento no está masificado. Otro de sus atractivos es la variedad de opciones que ofrece: submarinismo, paisajes singulares, una zona interior cubierta por la jungla, arrozales, calas vírgenes, playas paradisiacas, puestas de sol de ensueño... Y también mucha historia.

No es fácil elegir a dónde ir exactamente ya que es un país formado por más de 7.100 islas y las posibilidades son infinitas. Aunque la opción más recomendable y recurrente es visitar Bohol, una isla ubicada en el sureste de Cebú. Una de las primeras recomendaciones es que hagas snorkeling y nades entre tortugas en Balicasag, una pequeña isla redonda que está rodeada de un arrecife de coral impresionante. Panglao, es un apéndice de la isla principal donde se encuentran algunas de las playas más frecuentadas; por ejemplo, Alona Beach, una de las más bonitas y conocidas por sus arrecifes repletos de vida.

También podrás pasear por Virgin Island, un pequeño atolón de arena de poca profundidad que cuando el nivel de mar baja sale a la superficie en forma de lengua de arena. También podrás probar un aperitivo típico de Filipinas, “Banana Q” es plátano a la barbacoa.

Sin ninguna duda, el atractivo principal de la isla de Bohol son Las Chocolate Hills. Unas 1.300 colinas prácticamente iguales que ocupan una extensión de unos 50 km2. Montañas de cima redondeada de color marrón que destacan como si fueran bombones de chocolate entre la densa y verde vegetación que las rodea y se extiende a lo largo de la isla.

Las Colinas de Chocolate en Filipinas
Las Colinas de Chocolate (Chocolate Hills) de la isla Bohol.

Otra de las actividades que se pueden llevar a cabo es realizar un tranquilo y mágico paseo por el Río Loboc, durante el trayecto hay una tirolina por la que puedes tirarte y disfrutar de la naturaleza desde otro punto de vista. Las vistas son espectaculares.

Muy cerca está el puente colgante de bambú en Sipatán, podrás atravesar el río Loboc y estar rodeado de naturaleza. Algunos viajeros logran ver algún Tarsiers en cautividad, son unos pequeños primates de 100 gramos que viven en el interior de la isla de Bohol. Tienen unos grandes ojos que les permiten ver en la oscuridad, así que suelen estar escondidos ya que son muy sensibles al ruido y a la luz

Compartir
Vuelve al inicio