Encontrarse con los Reyes Magos en el Sáhara

yeo-khee-mhJml7Fusfs-unsplash

Viaja a la puerta del desierto y espera su llegada

Hoy os vamos a hablar de una experiencia mágica para vivir con los más pequeños de la casa. En esta ocasión, los auténticos protagonistas son los Reyes Magos. Si viajas a este país africano en esa época del año podrás encontrarte con ellos en las espectaculares dunas del desierto del Sáhara, es ahí donde sus majestades pasan los últimos días del año viejo y los primeros días del año nuevo en su última escala en su viaje desde Oriente y antes de repartir sus regalos a todos los niños del mundo la noche del 6 de enero.

La magia de Marruecos en esta época del año reside en el encuentro entre la tradición cultural árabe y oriental y la cristiana y occidental. Y, encontrarte con los Sus Majestades en las dunas del Sáhara es motivo más que suficiente para organizar un viaje en familia a Marruecos en Navidad. Pero vamos a darte más motivos para elegir este destino: descubrir la magia del desierto y su encanto, aprovecha para dormir en un campamento de taimas y recorrerlo en 4x4 por las antiguas pistas del Rally París Dakar, pasear en dromedario o caminar por sus palmerales y visitar algunos de sus kasbahs (antiguas ciudades fortificadas de origen bereber). Son actividades increíbles que solo puedes practicar en el desierto además de disfrutar de los sorprendentes y áridos paisajes, muy alejados de la típica estampa de nieve que nos recuerda a la Navidad. Una actividad diferente que puede convertirse en el plan más divertido de las vacaciones.

De camino hacia Merzouga y el desierto de arena, podrás parar en Erfoud que cuenta con un emplazamiento arqueológico, rico en fósiles, Aprovecha para degustar su especialidad culinaria, la madfouna, una especie de calzone bereber cocido en horno de leña. Conocer el zoco y el mercado, junto a la plaza central. Además, su Palacio Real es el único de Marruecos en el Desierto del Sáhara.

Otro atractivo es visitar la zona del Jorf en Tafilalet, donde descubrirás una llanura con una cantidad de pozos diseminados. Jorf, que parece un paisaje lunar, poblado de pozos llamados “khettarat”, un milenario sistema de riego conocido ya en la antigua Persia hace más de 3000 años. O Tinerhir, para adentrarte en las famosas Gargantas del Todra.

Por último, otro punto a tener en cuenta es la riqueza de la gastronomía marroquí. Podrás visitar sus mercados ricos en aromas y en sabores, su música y sus ciudades históricas y de película son siempre un destino apetecible, pero en Navidad, junto al Sahara y con los tres Reyes Magos a punto de llegar… se convierte en el destino perfecto para un viaje familiar.

Compartir
Vuelve al inicio